Colores muy frescos y un estudiado juego de volúmenes para mezclar dos iniciales en una, ¿se podía crear con una “c” y una “a” otra letra que se convirtiera en un logo?

¿Apoyado también por un slogan que hablara del producto y del esfuerzo de la marca por ser los mejores?

Rotundamente sí.