Una campaña que de haberse realizado habría tenido mucha repercusión mediática, se trataba de acercar el arte de grandes pintores valencianos a la calle, utilizando como soporte el recien estrenado metro de Valencia.

El arte de Moverse por la ciudad se hacía mucho más patente.