Una marca que nos reflejaba la idea de que los árboles y plantas de nuestra ciudad son seres vivos a los que hay que cuidar y mimar.

Además de transmitir que son parte de nuestro entorno diario, se pretendía concienciar a la población de que nuestro entorno también es parte de nuestra casa.